Sedación consciente

sedacion-consciente NOV

Como resultado de la sedación consciente podrás acabar con la ansiedad y el estrés que genera el miedo al dentista.

 

Esta técnica fue desarrollada en Estados Unidos. Se utiliza desde hace varios años con grandes resultados. Diversos estudios certifican que cerca de un 90 por ciento de los pacientes que acuden a la consulta del dentista sufren ansiedad durante la visita. Y, sobre todo, en los momentos antes de acudir a la misma.

 

Asociar el estrés y la ansiedad a las visitas al dentista es perjudicial. Lo es tanto para el paciente como para el dentista, que necesita más sesiones para completar el tratamiento. Esto genera más estrés en el paciente. Pero con la aplicación de la llamada sedación consciente estos problemas desaparecen. El número de sesiones de los tratamientos se reducen. La razón es que al encontrarse el paciente relajado, las sesiones son más largas. Así se reduce el tiempo en el que se completará el tratamiento.

 

También se puede utilizar en niños y personas con discapacidad. Incluso, con personas con problemas respiratorios o reflejos de vómito que tienen una mayor dificultad de permanecer tranquilos durante sus tratamientos dentales. Realizamos unas sesiones mucho más cómodas y eficaces.

 

¿Cómo es la sedación consciente?

 

La técnica de la sedación consciente consiste en respirar una mezcla de óxido nitroso y oxígeno. Esto es lo que se conoce como “gas de la risa”. Lo que provoca en el paciente en un estado de bienestar controlado. Así se puede estar con él las horas necesarias para terminar el tratamiento en una sola sesión. O, en dado caso, reducirlas al mínimo necesario.

 

La sedación consciente por tanto no es una técnica más, es el inicio de un nuevo concepto de visita dental, más relajada, cómoda y sin estrés.

 

Al continuar navegando en este site, aceptas el uso de cookies para ofrecerte una mejor experiencia de navegación en nuestra web. + información
Accepto.